Ruta Queso Mahón-Menorca

Menorca no podría entenderse sin uno de sus productos estrella: el queso. Condecorado en multitud de certámenes, y reconocido con una Denominación de Origen Protegida desde 1985, el queso explica en buena parte el paisaje de Menorca. La configuración actual, con pastos verdes, cuidados, y un campo salpicado de eras y llocs (fincas, en menorquín), tiene su explicación, en parte, por el queso. La Ruta del Queso que se ofrece aquí al visitante, aúna todas las empresas en las que podrá degustar, comprar, y adentrarse en este sabroso mundo, el del queso Mahón Menorca. El queso menorquín se elaboraba ya en la prehistoria, en el 2000 AC, y existen documentos árabes del siglo XI que hablan excelencias del queso. En el siglo XIII se exporta a otras zonas, y es durante el XVIII, junto a la dominación británica, cuando experimenta un importante crecimiento, y cuando se acuña su afamado nombre, Queso Mahón, por llevar el sello del puerto que expedía el producto. Su proceso de elaboración se ha mantenido invariable en los llocs (las fincas, en catalán), transmitido de generación en generación, incorporando avances tecnológicos y sanitarios, pero fiel a su origen. Elaborado con vacas de la isla, el queso Mahón-Menorca tiene un sabor intenso e inconfundible. En el mercado encontramos dos tipologías: el queso realizado con algún tratamiento de conservación, y el artesano, elaborado con leche cruda. Y en función de su tiempo de maduración distinguimos: tierno (hasta 2 meses), semicurado (de 2 a 5 meses de maduración) y curado. Apetece, ¿verdad?