Dominición Musulmana

Nombres de lugares, leyendas y algunos restos arqueológicos todavía visibles a día de hoy. Es el legado que los árabes dejaron en Menorca durante los cuatro siglos que la isla permaneció bajo dominio musulmán. Fue en el año 903 cuando Menorca fue conquistada e incorporada al mundo islámico, primero vinculada al emirato de Córdoba y después al reino taifa de Denia. Así permaneció durante 400 años, hasta que el rey cristiano Alfonso III conquista la Menurka musulmana (cuya capital, Jamma o Jammona, era la actual Ciutadella) y la incorpora al Reino de Aragón. 

 

El legado árabe en la la isla es grande: desde la toponimia (el muy frecuente prefijo bini-, que significa “de los hijos de”), hasta la afición a los caballos, pasando por populares leyendas transmitidas por la tradición oral como la del moro Xoroi. Los restos del castillo de Sent Agayz (Santa Águeda), en Ferreries, constituyen el legado arqueológico más importante de esta interesante etapa de la historia de Menorca.