Vivir la Menorca rural

Tan sencilla como natural, territorio Reserva de Biosfera, Menorca es naturaleza viva, paisaje rural, carácter mediterráneo. La vida se desarrolla a otro ritmo, con pausa… El agroturismo ofrece al visitante la oportunidad de fundirse con la naturaleza para descubrir la esencia de la isla, sus costumbres, su gastronomía y sus tradiciones. Alojarse en el medio rural menorquín permite ser testigo directo de la calidad excepcional del paisaje mediterráneo, en una fusión perfecta de turismo responsable y protección del entorno.

 

Menorca cuenta con una importante y variada oferta de alojamientos de agroturismo, en los que el viajero puede disfrutar de una estancia relajada combinada con turismo activo y de naturaleza. Antiguos predios o llocs, en los que se mantiene vivo el espíritu de las propiedades rurales, se convierten en paraísos para el descanso y el bienestar, al tiempo que contribuyen a revitalizar el campo de Menorca. Y es que muchos de ellos son gestionados por las familias payesas que tradicionalmente explotaban las fincas agrarias, combinando la actividad turística con la agraria. Esto que permite al visitante ser testigo directo de costumbres fuertemente arraigadas en el campo de Menorca, como la elaboración del queso artesano o vino o la cría de caballos de raza menorquina. El respeto por las tradiciones y el entorno natural ha llevado a estos establecimientos a adquirir un fuerte compromiso ambiental y de sostenibilidad en sus instalaciones y muchos de ellos cuentan con sistemas propios de depuración de aguas, energías limpias para el suministro eléctrico o huerto ecológico con el que surtir la despensa.

 

La privilegiada ubicación de los agroturismos, en muchos casos en el entorno del Camí de Cavalls, permite al visitante disfrutar de primera mano de todas las opciones que el turismo activo ofrece en Menorca: excursiones a caballo, senderismo, cicloturismo, kayak, submarinismo, excursiones por el mar... Y aunque el contacto directo con la naturaleza es uno de sus principales reclamos, los agroturismos en Menorca ofrecen también todo tipo de servicios para garantizar una estancia idílica: piscina, instalaciones deportivas, tratamientos de belleza y bienestar o incluso la posibilidad de organizar eventos como bodas. Mención especial merece la oferta gastronómica de estos alojamientos -algunos con restaurante propio-, en los que queda patente la cultura culinaria de Menorca, tan vinculada al territorio.