Cultura todo el año

Los conciertos y actividades al aire libre del verano menorquín dan paso en esta estación del año al recogimiento de teatros y museos. La isla cuenta con una red de pequeños auditorios y teatros municipales -muestra de la gran afición al teatro que existe en la isla- y con dos grandes teatros, en Maó y Ciutadella, alrededor de los cuales pivota gran parte de la programación cultural. 

 

Maó permanece fiel cada año a su cita con la programación de ópera, una tradición de la que hay constancia en la ciudad desde el siglo XVIII y que se consolida con la inauguración, en 1829, del actual Teatro Principal. Pero no solo se trata de ópera. Este teatro ochocentista acoge a lo largo del año una programación variada y de calidad, desde música clásica o rock, cine club, representaciones teatrales o espectáculos de comedia.

 

En la otra punta de la isla, Ciutadella ha subido el telón de su recientemente remodelado Teatre des Born. Tras una década cerrado por sucesivas reformas, la ciudad se ha volcado en la reinauguración de esta infraestructura cultural, que da nombre a uno de los premios de teatro más prestigiosos del país, el Premio Born de Teatro, que cada otoño congrega en la isla a los principales dramaturgos españoles.  

 

La red de museos y de galerías de arte de la isla completa la variada oferta cultural del invierno menorquín. La historia de Menorca es el resultado de los numerosos pueblos que han dejado su huella en la isla y así se refleja en su oferta museística: desde la interesante colección etnológica y arqueológica del Museo Municipal de Ciutadella, hasta los vestigios del dominio británico del Museo Militar, pasando por el espectacular casal burgués Can Oliver en Mahón o las casas nobles Can Saura y Can Saura Morell de Ciutadella, todas ellas reconvertidas en museos y centros de arte. Mención especial merece el Museo de Menorca, con una colección de más de 200.000 objetos que nos permite hacer un recorrido por toda la historia de la isla. 

 

En los últimos años, las nuevas tendencias han buscado su hueco en la programación cultural de la isla en temporada baja. Es el caso del Menorca Doc Fest, el primer festival de cine y fotografía documental de Menorca, una cita que se consolida como escaparate del panorama audiovisual de la isla, con un marcado acento social.