Una mirada al cielo de hace tres mil años

¿Cómo se veía el cielo de Menorca hace 3000 años? ¿Cómo interpretaban las estrellas los antiguos pobladores de la isla? Los fenómenos astronómicos han cautivado al hombre a lo largo de toda la historia, y continúan haciéndolo. Menorca ofrece unas condiciones únicas para la observación del cielo nocturno, lo que le ha valido su designación como Destino y Reserva Starlight. En zonas de máxima oscuridad y escasa contaminación lumínica, como Macarella o el tramo costero que abarca desde Cap de Cavalleria hasta la Vall, podrás disfrutar de un auténtico paisaje estelar. 

 

Y aunque existen multitud de rincones desde los que contemplar el firmamento menorquín, algunos de ellos son simplemente mágicos. Es el caso de los yacimientos talayóticos. En Menorca existen cerca de 1600 yacimientos arqueológicos que representan la prehistoria insular, marcada por el período talayótico. La arqueoastronomía es un viaje al pasado a través del firmamento. Nos permite imaginar cómo los antiguos pobladores de Menorca entendían las estrellas, cómo se relacionaban con los fenómenos astronómicos y qué lugar ocupaban en su cultura. Observar el cielo nocturno desde lugares emblemáticos de la Menorca Talayótica, descubrir las constelaciones que se pueden observar desde el hemisferio Norte o dejarte envolver por la lluvia de perseidas de verano desde un yacimiento prehistórico es una experiencia simplemente excepcional. 

 

Si deseas disfrutar del cielo talayótico, te recomendamos contactar con empresas especializadas que organizan eventos de observación del cielo nocturno desde yacimientos autorizados. En poblados como el de Torralba d’en Salort, uno de los más grandes y espectaculares de toda la isla, se organizan durante todo el verano eventos que combinan la arqueología y la observación de estrellas. Un entorno único para dejarse llevar por la magia del cielo de Menorca.