Faro de Punta Nati, la luz que ilumina Francia

El faro de Punta Nati se alza silencioso sobre uno de los acantilados más imponentes y escarpados de Menorca. Ubicado en el extremo norte del municipio de Ciutadella, su construcción, en 1913, esconde una triste historia de la que se conoce su existencia gracias a una rocambolesca casualidad.

 

Fue el gobierno francés el que presionó para que se llevara a cabo la construcción de este guía sobre Menorca para las embarcaciones que atravesaban el Mediterráneo de norte a sur. Ese era el caso del vapor Général Chanzy, hundido en tormenta contra la costa de Punta Nati en la noche del 10 de febrero de 1910. Marcel Baudez, único superviviente de las 157 personas que iban a bordo, pudo dar aviso del trágico suceso.

 

Así es como, desde principios del siglo XX, el faro de Punta Nati se alza sobre los 42 metros de acantilado, alertando de la presencia de la costa en las noches más oscuras.