Puerto de Maó, grandeza natural

Son más de 5 kilómetros de extensión de agua que se adentran en la tierra. Con la suficiente amplitud y profundidad como para ser considerado puerto comercial, turístico e industrial, la de Maó es una de las radas naturales más grandes de Europa. Y también una de las más bellas y codiciadas por su estratégica posición en mitad del Mediterráneo. Es esa situación privilegiada la que ha causado, durante siglos, que muchas y diversas naciones mirarán hacia Menorca como un destino clave y codiciado en rutas comerciales y asentamientos militares.

 

Testimonio de ello son varias de las construcciones que pueden observarse en lugares como los islotes de Llatzaret y la Illa del Rei, ubicados dentro del puerto; o la fortaleza de La Mola, que guarda la entrada norte de la rada.

 

Actualmente, el puerto de Maó es uno de los mayores atractivos naturales, paisajísticos y turísticos de Menorca.