Llucmaçanes, esencia rural

Las fachadas con reminiscencias inglesas, francesas o árabes desaparecen entre las “paredes secas” que delimitan las casas de Llucmaçanes. Porque en esta pequeña localidad lo que importa es el campo. Considerada, igual que Sant Climent, una pedanía de Maó, Llucmaçanes es un conjunto de caminos estrechos que llevan de finca a finca. De casa rural a casa rural. Todas ellas con una estética inspirada en la parte más agrícola del carácter menorquín.

 

La conservación del entorno natural prevalece sobre la configuración del pueblo, que tiene su centro en la capilla dedicada a Sant Gaietà, patrón de la localidad. Pero incluso de los lugares más reducidos, pueden salir grandes hazañas. En Llucmaçanes, por ejemplo, pueden presumir de tener el grupo de gigantes de fiesta más extenso de Baleares.