Ferreries, la horma de Menorca

Ferreries asoma tímidamente en uno de los pocos valles reales de Menorca. Eso no impide que sea la población de la isla que queda a mayor altura sobre el mar. Quizás el hecho de vivir en su propio mundo cercado por lomas más o menos abruptas, han hecho de Ferreries uno de los pueblos con una personalidad más fuerte, más arraigada en su pasado. Pero sin mirar de frente al presente.

 

El contraste entre la pausada vida en el pueblo, dedicado mayormente al sector del calzado y manteniendo los secretos artesanales en la elaboración de cada par de zapatos, es más que evidente frente a los modernos hoteles de su ajetreada costa. Cala Galdana, como punto turístico de referencia, es solo una de las bellezas naturales de este municipio, que guarda su punto fuerte en la biodiversidad que habita los barrancos que desembocan al sur.