Una experiencia Mediterránea

Zambullirse en las cristalinas aguas de las playas de Menorca es más que suficiente para captar la esencia mediterránea de la isla. Sin embargo, hay un montón de actividades que sirven de excusa para conocer cada recodo de la costa menorquina. Y también su interior.

 

Desde una plácida vuelta en el tradicional “llaüt”, hasta actividades más extremas, aptas para los amantes de la adrenalina. En esta categoría destaca el disfrutar de Menorca desde el último elemento posible: el aire. Los vuelos en parapente, ya sea sobre el agua o desde la mayor altura que es El Toro, sirven para apreciar la isla en toda su inmensidad y belleza.