A merced del viento y la sal

Una vela, una tabla y la libertad de conectar de forma profunda con el elemento que define la isla: el mar. El windsurf es uno de esos deportes que engancha, que estimula por la velocidad, por la fluidez de movimientos en conjunción con dos de las fuerzas más poderosas de la naturaleza como son el agua y el viento.

 

Menorca reúne las condiciones idóneas para los amantes de la tabla y la vela, además de un buen número de horas al año en los que Eolo sopla con la suficiente fuerza para practicar este deporte. Sobre todo desde el suroeste y el norte.

 

Así, playas como Tirant o Cavalleria en el norte de la isla, y Punta Prima o Son Bou en el sur, son los puntos calientes para aquellos amantes del windsurf. La bahía de Fornells es un buen lugar para iniciarse o perfeccionar la técnica, gracias en parte al resguardo que brinda el puerto natural. Y también a las numerosas escuelas que muestran a practicar este deporte.