Como pez en Menorca

No es necesario adentrarse mucho en las profundidades del Mediterráneo para llevarse una grata sorpresa por la inmensidad de vida marina que habita las costas de Menorca. Por eso, la práctica del snorkel, al alcance del gran público y sin necesidad de instrucción previa, es una buena alternativa para echar un ojo bajo la lámina de agua.

 

Lo único necesario para practicar este deporte son unas buenas gafas de buceo y un tubo, que te permitirán nadar grandes tramos sin apartar la vista del fondo del mar. Si bien cualquier lugar de la costa es bueno para explorar, recomendamos que empieces por lugares con buena visibilidad y mucha diversidad. 

 

Punta Prima o Arenal d’en Castell son perfectas en este sentido, con unas aguas cristalinas a más no poder. Si te atreves a explorar ambas costas, verás la gran diferencia de fondos de arena blanca del sur con la diversidad rocosa del norte, que le confiere ese aspecto tan especial.