Recorre Menorca a lomos de un caballo

Nobles, de carácter tranquilo y expertos conocedores del terreno. Podría parecer la descripción de tu próximo guía turístico, pero este será un guía muy especial: el caballo. La veneración que en la isla se profesa hacia los equinos va más allá de la raza propia, de un negro azabache muy característico. Así, cuando las máquinas reemplazaron el trabajo en el campo de estos animales, sus funciones pasaron a la parte social y lúdica.

 

En este contexto, han proliferado empresas que se dedican a dar a conocer Menorca a lomos de un caballo o una yegua. Y las hay para todos los gustos. Desde cortos paseos en grupo a rutas que pueden durar horas observando la costa menorquina. El tipo de excursión y su duración, dependerá de lo experimentado que seas en monta. Aunque la gran mayoría de las empresas dan opciones incluso para quienes nunca han subido a lomos de un animal.

 

Algunos clubs hípicos de la isla también ofrecen este tipo de servicio, aunque su actividad se centra más en la enseñanza de los distintos tipos de doma, incluida la menorquina.