Menorca, ideal para toda la familia

Visitar Menorca con toda la familia es una de las mejores experiencias. Su calma y su ambiente la convierten en un destino de vacaciones tranquilo y seguro, con montones de actividades ideales para tus vacaciones con niños con las que descubrir los secretos de la isla. Excursiones para investigar la naturaleza y observar a los animales, historias que descubrir en el mar y la cultura de Menorca, sus fiestas populares y su multitud de actividades para niños son algunas de las atractivas oportunidades que la isla ofrece al turismo familiar.

 

Cuando vas de vacaciones con niños, sobre todo en verano, el mejor lugar para divertirse es la playa. Menorca tiene el privilegio de disponer de más de 200 km de costa, con un sinfín de playas, cada una especial y con opciones para todos los gustos, un paraíso del que volveréis con mágicos recuerdos. La tipología de las calas de Menorca, muchas de ellas resguardadas de la corriente y con poca profundidad, permite a los más pequeños poder jugar en la arena o con las pequeñas olas con seguridad.

 

Si os gustan las calas vírgenes, algunas de las que tienen un acceso fácil sin tener que andar mucho son, al norte, Cavalleria, y al sur, cala Mitjana, ambas con paisajes espectaculares y rodeadas de naturaleza. Sin embargo, si preferís disfrutar de playas con servicios complementarios como duchas, vigilancia y socorrismo, la playa familiar por excelencia es la playa des Grau, con aguas tan tranquilas y tan poco profundas que parecerá que estáis en una piscina. Su situación en el Parque Natural de s’Albufera des Grau la convierte en el punto de partida ideal para realizar excursiones y observar el corazón de la Reserva de Biosfera.

 

Justo al lado de s’Albufera des Grau, incluido también en el área de mayor protección por su característico entorno de rocas oscuras, se encuentra el Faro de Favaritx, que junto con el Faro de Cavalleria, con vistas impresionantes desde sus acantilados, son visita obligada para hacer volar la imaginación de los niños con historias de piratas. 
Uno de los planes preferidos para quienes visitan la isla es el Lloc de Menorca, una granja-mini zoo, respetuoso con los animales, en el cual los más pequeños podrán conocer las razas autóctonas de la isla, pero también a algunos animales salvajes, como reptiles o lémures.

 

Otra visita fantástica para ir con niños es la espectacular Naveta des Tudons, una construcción funeraria del Neolítico formada por grandes piedras; o la imprescindible visita a Líthica, las canteras de s’Hostal, que guarda entre sus paredes altísimas una serie de pistas que marcan una ruta que podrán ir descubriendo en las rocas, con laberintos, jardines y enormes esculturas.

 

Para finalizar vuestra estancia, una gran opción es subir por la tarde al punto más alto de la isla, Monte Toro, de 358 metros de altura, desde el cual podréis ver y reconocer los lugares que hayáis visitado para contemplar después la puesta de sol.