El oro líquido que se extrae de las flores

La gran variedad de flora y la protección del entorno que procura la declaración de Reserva de Biosfera, convierten a Menorca en un paraíso para las abejas. Ellas son las encargadas de extraer el néctar que convierte la miel elaborada en la isla en una de las mejor valoradas a nivel nacional. En 2006 fue creado incluso el sello de Mel de Menorca, para destacar el alto valor de este producto apícola.

 

Ya en la época de la dominación británica, en el siglo XVIII, la miel menorquina era considerada de alta calidad, con cantidades que se exportaban a Londres. Hoy en día, la producción de miel de la isla se queda corta para la demanda del mercado, a pesar de los más de 10.000 kilos que se extraen al año. Su sabor fino y delicioso y su alto grado de frescura la convierten en un producto muy valorado. 

 

En cuanto a variedades, tampoco se queda corta. Se puede encontrar miel de milflores y también monofloral, de zulla, brezo, romero y zarzamora. En la actualidad, existen más de 1.500 casetas de abejas repartidas en distintos puntos de la isla.

 cuanto a variedades, tampoco se queda corta. Se puede encontrar miel de milflores y también monofloral, de zulla, brezo, romero y zarzamora. En la actualidad, existen más de 1.500 casetas de abejas repartidas en distintos puntos de la isla.