Vaca Vermella, una raza autóctona en auge

El sector del ganado bovino en Menorca está muy representado por la raza frisona, una vaca procedente de la región frisosajona, en Alemania y Países Bajos. Sin embargo, en los últimos 20 años se ha recuperado de forma notable la raza autóctona: la vermella menorquina. Esta raza, bautizada como vermella (roja), por su capa de pelo rojizo, comienza a recuperar terreno perdido.

 

La adaptación al territorio de este animal lo convierten en uno de los más aptos para criar sobre el terreno. Al estar acostumbrada al clima de Menorca, la vaca vermella enferma mucho menos que su compañera frisosajona. Y se acopla mucho mejor a las estaciones más secas, pastando no solo hierba verde, sino todo aquello que encuentra entre la maleza de los bosques isleños.

 

El resultado, condicionado por el tipo ganadería en extensivo, es una carne de muy alta calidad, muy melosa y avalada por estudios independientes. La alta presencia de la proteína K-caseína convierten la leche de este animal en un producto perfecto para la elaboración de quesos y lácteos, que se comercializan, junto con la carne, bajo el sello de calidad Vermella Menorquina.