Manos de tierra que hacen navegar

Los carpinteros de ribera son, hoy en día, uno de los tesoros que hay que preservar. Los materiales innovadores y eficientes que se emplean en la fabricación de embarcaciones ha hecho que la histórica demanda de este oficio sea ahora anecdótica. Y las pequeñas embarcaciones de leña han dado paso a sofisticadas naves que cortan el agua a velocidades impensables por los bots y llaüts tradicionales.

 

Sin embargo, el amor por la navegación clásica mantiene viva una tradición ancestral, en la que la madera de la tierra tomaba forma en las manos de los carpinteros de ribera para terminar navegando cerca de las costas menorquinas. Así, los carpinteros de ribera, además de mantener vivo un oficio artesano que liga tierra y mar, conservan algunos de los bienes patrimoniales más preciados de la isla. Bots y llaüts históricos que necesitan un mantenimiento para seguir sumando años a su historia.

 

La construcción de nuevas embarcaciones de madera ha dado paso a la preservación de este patrimonio marítimo, que acoge un buen grupo de amantes de la navegación clásica.