De metales y piedras preciosas

Si hay un gremio en auge que está creciendo en los últimos años en Menorca, es el de los joyeros artesanos. Como si la tradición bisutera hubiera calado en las nuevas generaciones, cada vez son más los artistas del metal que transforman oro y plata en piezas únicas y exquisitas.

 

Como pasa con otros campos artísticos, algunos de los creadores que han decidido montar su propio taller en la isla son gente venida de fuera. Y a los que Menorca ha cautivado con su calma y ritmo de vida, pausado, mimoso, como lo es el proceso de creación artesana. 

 

Los talleres de joyería rebosan de pequeñas piezas a medio acabar, esbozos de diseños vanguardistas, otros inspirados en los elementos naturales que se encuentran en la isla. Las manos, negras, dañadas, poco cuidadas. Expertas. Listas para ponerse a trabajar en el momento en que la inspiración levante sus alas. La variedad de personalidades entre los distintos artesanos y artesanas da para elegir en un sinfín de colecciones hechas con total dedicación.