Tierra convertida en arte

Pocas artes tienen una conexión tan fuerte con la tierra como la cerámica. El material que configura las formas de la isla es la materia prima con la que distintos artistas de Menorca revelan formas y texturas tan diversas como sus visiones.

 

Sin ser un oficio con mucha trayectoria en el mundo artístico, sí que se ha usado la técnica de la cerámica para fabricar antiguos utensilios de cocina, como morteros, que aún se guardan en las despensas de las abuelas.

 

Sin embargo, y sobre todo para ofrecer un bonito recuerdo de Menorca a aquellos que vienen a visitarla, son cada vez más los artesanos ceramistas que moldean con sus manos todo tipo de piezas decorativas. Cobra especial importancia dentro de este campo la cerámica destinada a embellecer, con colecciones de joyas con un toque tan natural como la tierra misma. Los esmaltes, óxidos y la combinación con otros materiales nobles como el cuero o el metal son capaces de transformar un pedazo de barro en una obra de arte.