Dominación Francesa

Los franceses tuvieron Menorca bajo su control durante apenas siete años, entre 1756 y 1763. Tan corto espacio de tiempo fue suficiente, sin embargo, para que su huella haya perdurado hasta el día de hoy. A ellos les debemos el nacimiento del pueblo de Sant Lluís, fundado en honor al rey Luis XV. El municipio fue desarrollándose alrededor de su iglesia, aunque el paso de los franceses por Menorca fue tan fugaz que no pudieron ver concluida su obra, ya que abandonaron la isla solo dos años después de iniciarse los trabajos de edificación.

 

La ocupación francesa arrebató la isla de manos de los ingleses, incapaces de resistir el embate de las tropas galas que desembarcaron en Ciutadella en 1756. Y es que el siglo XVIII resultó de lo más convulso en Menorca, pasando la isla de manos de la corona española a la británica, de ésta a la francesa y nuevamente a la británica, hasta que en 1802 volvió definitivamente a manos españolas.