Refugios naturales

Desde los pequeños rincones resguardados en los escollos de la costa norte; hasta los más de cinco kilómetros de extensión del gran puerto de Maó. El tiempo, la bravura del mar Mediterráneo -que nunca ha de subestimarse-, y el viento, han moldeado la costa menorquina de forma caprichosa y poco homogénea. Especialmente en el norte. Con la capacidad de refugio por delante, la relación de los menorquines con sus puertos va más allá de la meramente funcional.

 

Testigos de conquistas, de asaltos, de intercambios comerciales, de guerras y declaraciones de paz. De vida y de muerte. Los principales puertos de Menorca son historia viva del rumbo que la isla ha ido tomando en cada una de las épocas que han determinado su carácter. Sin olvidar que han sido, y son, fuente de riqueza para las flotas pesqueras que patrullan las costas menorquinas.

 
Puerto de Maó, grandeza natural
 

Son más de 5 kilómetros de extensión de agua que se adentran en la tierra. Con la suficiente amplitud y profundidad como para ser considerado puerto comercial, turístico e industrial, la de Maó es una de las radas naturales más grandes de Europa. Y también una de las más bellas y codiciadas por su estratégica posición en mitad del Mediterráneo. 

Más información
Puerto de Fornells, la guarida del norte
 

La bahía que se abre paso en la costa norte de la isla es uno de los refugios más grandes de Menorca. En muchos sentidos. El viento predominante de tramontana encuentra un escollo en esta laguna de 4 kilómetros de longitud, 2 de ancho y apenas 12 metros de profundidad, lo que la convierte en lugar perfecto para cobijarse. 

Más información
Puerto de Ciutadella, el refugio de poniente
 

En el extremo opuesto de la isla, tras la larga estela del puerto natural más grande del Mediterráneo, se esconde el encanto de una pequeña rada que observa cada atardecer cómo el sol se pone tras el horizonte. El puerto de Ciutadella, si bien no puede compararse en tamaño ni importancia histórica con el de la capital de la isla, compite en elegancia y genuidad.

Más información
Puerto de Es Castell, la esencia del puerto pesquero
 

Dentro de esa gran masa de mar que es puerto de Maó, el pueblo de Es Castell posee un lugar privilegiado y alejado de la gran urbe. Las embarcaciones pesqueras, tradicionales, muchas de ellas fabricadas en madera antigua, van en consonancia al tamaño del recodo que es Cales Fonts, el puerto dentro del puerto.

Más información