Cuida nuestras playas

Las playas de Menorca son uno de sus mayores atractivos. Ya sea en verano o en invierno, para tomar el sol, para disfrutar del atardecer o para contemplar las estrellas, las calas y playas menorquinas son entornos naturales que necesitan nuestra protección y cuidado para seguir ofreciéndonos las vistas más bellas y espectaculares del Mediterráneo.


Para cuidar de nuestras playas, podemos seguir unos consejos, simples pero importantes, que ayudarán a la protección de su biodiversidad y de sus elementos naturales. 

 

 

1. Evita la erosión

Llevarte arena, conchas o rocas como recuerdo es una práctica que debemos evitar a toda costa porque produce un efecto devastador en las playas: acelera la erosión y la desaparición de rocas y otros materiales que se regeneran muy poco a poco. 

 

2. Protege la biodiversidad

Son el hogar de cientos de especies que necesitan de un mar y unas playas limpias para sobrevivir y continuar con su papel en la cadena biológica. 

 

3. Los animales, mejor tranquilos
Por eso mismo, es muy importante evitar dar de comer a los animales y por supuesto, no intentar llevarnos ninguno. Tampoco debemos molestarlos ni tocarlos y mucho menos sacarlos del agua. Aunque no lo parezca, sacar del agua a una estrella de mar es muy perjudicial para ella. Debemos limitarnos a observar y retratar, con el móvil o en nuestra memoria, la belleza de las imágenes que se nos ofrecen.

 

4. Reduce las posibilidades de contaminación 
Todos queremos unas playas paradisíacas, limpias, de agua clara y sin residuos que puedan ser perjudiciales, tanto para nosotros como para las plantas o animales que viven en el entorno. Nuestra pequeña gran isla es un entorno natural único, de belleza insuperable. Por eso, debemos intentar no llevarnos a la playa plásticos u otros materiales que puedan salir volando y acabar en el mar. 

 

5. Cuidado con las colillas
Si eres fumador o fumadora, utiliza un cenicero portátil para tirar tu cigarrillo. Nunca dejes tus colillas en la arena o en las rocas, pues su eliminación tarda años, contaminando la arena y el agua a su paso.

 

6. Utiliza las papeleras y contenedores
Debemos ser respetuosos y recoger los desperdicios de nuestro día de playa para depositarlos en los contenedores y papeleras que se encuentran casi siempre cerca de las salidas o a pocos kilómetros, pues contaminan el entorno y provocan desequilibrios que afectan a todo el ciclo biológico. 

 

7. Responsables de nuestras mascotas
En las playas donde se permite el acceso a mascotas, es importante asegurarnos de que no haga sus necesidades en la playa y recogerlas en caso de que así sea, pues es perjudicial para el entorno. Además ¡a nadie le gustaría encontrarse una sorpresa como esa! 

 

8. Sigue el camino
Es importante también utilizar los caminos existentes y las pasarelas de acceso a las playas, evitando pisar la flora, perjudicar la fauna o erosionar las dunas en el trayecto. 

 

9. Aprovecha para hacer deporte
Si podemos llegar caminando o en bicicleta ¡aún mejor! Es una buena forma de sentirse activo y a la vez ayudar a minimizar la contaminación de los coches. 

 

10. Ayúdanos a mantener las playas limpias
Acuérdate de llevar siempre encima una bolsa para recoger todos los desechos que puedas producir durante tu visita y si por el camino te encuentras con suciedad o basura, ayúdanos a mantener limpia Menorca recogiéndolo también. 


Entre todos, podemos hacer mucho para proteger las playas y conseguir que Menorca continúe siendo un paraíso limpio y sostenible. Seamos parte de un turismo consciente, responsable, inteligente, con el que podamos seguir disfrutando todos de la maravillosa brisa y el aroma del mar, del calor del sol y de la claridad de las noches estrelladas. Menorca es bella y maravillosa, hagamos que lo siga siendo durante mucho tiempo.